jueves, 3 de diciembre de 2009

Agua (1ª Parte)


Tú,
fuel de todo motor dinámico cargado de vida,
tú,
en cualquiera de tus tres estados,
tú.


Te he temido siempre,
no me preguntes,
huí de ti hasta los trece,
más, ya no pude.


Nadé,
vivir o morir, y acepté.


Hoy,
sin estar en ti, no soy.


Agua, cambias tu dirección,
mecida por las rocas que te abarcan.
Tú que alteras y te alteran cuando deseas.
Tú, encerraste en mi cuello, mi última bocanada,
no de aire, no... de agua.


8 comentarios:

Begoña Leonardo dijo...

El agua, nadar es fundamental en mi vida, cuando estoy en el agua me siento libre, pura... Y lo que has escrito me ha llenado de agua/vida/esperanza.

Un cariño.

Casiarturo dijo...

Gracias Bego, todo un halago viniendo de ti.

Un abrazo enorme!

Alleda Vodienova's dijo...

Concuerdo con begoña!

Casiarturo dijo...

me asombra y encanta comprobar que más personas pueden estar de acuerdo conmigo, nadar es vital para equilibrarme.

Gracias Alleda por sumarte a este hecho.

PALOMA dijo...

La verdadera belleza pura y clara como el agua donde solo en ella encuentras esa paz echa oceanos...

Me gusto mucho tu blog ,gracias por tus palabras en el mio ,siempre seras bienvenido,yo me pongo comoda en el tuyo .

Un besito.

Casiarturo dijo...

Boquiabierto me dejas, Paloma, un honor que una magnífica poeta como tú me dedique estas letras.

Un beso a ti también

Calipso dijo...

Bello, cuando dices, tu, en cualquiera de tus tres estados, y conviertes al agua en amante, en niña y en mujer.

Valioso, cuando dices, sin estar en ti no soy, y le das sentido a tus palabras, y le das sentido al mismo agua.

Gran final por cierto, cuando cambias de direccion dices, y las rocas te abarcan, y creo que es humilde afirmacion , anteponer la roca al agua.

Tiene en general un gran significado para mi este poema, por cierto, mis disculpas, porque lo he leido muchas veces, pero no disponia del tiempo suficiente como para comentarlo en profundidad.

Un abrazo

Casiarturo dijo...

tu visita nunca merece disculpas calipso, tu apoyo y voluntad merecen aplauso. Un beso