lunes, 13 de abril de 2009

Churchill

No soy quién para describir a Winston Churchill, figura más que sugerente y original de la política de EEUU, sólo quiero quedarme con sus citas, sus frases, lo dicen y dirán siempre mucho más de él que una biografía, eso se lo dejo a aquellos que sí saben más de él. (atentos a la última de sus citas)

Los hombres y los reyes deben juzgarse por su actuación en los momentos críticos de sus vidas.

Aquello que nunca se debe hacer en público, es hablar de sexo, política o religión.

Aunque personalmente me satisfaga que se hayan inventado los explosivos, creo que no debemos mejorarlos.

El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.

El mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio.

Existen tres tipos de personas; aquellas que se preocupan hasta la muerte, las que trabajan hasta morir y las que se aburren hasta la muerte.

La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor.

La democracia es el menos malo de los sistemas políticos.

La democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás.

La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo.

La falla de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes.

La guerra es una invención de la mente humana; y la mente humana también puede inventar la paz.

Quien habla mal de mí a mis espaldas mi culo contempla.

El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.

Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.

Una buena conversación debe agotar el tema, no a los interlocutores.

La salud es un estado transitorio entre dos épocas de enfermedad y que, además, no presagia nada bueno.

Las actitudes son más importantes que las aptitudes.

El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que el predijo.

Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.

El problema de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes.

Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.

La alternancia fecunda el suelo de la democracia.

La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás.

La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son.

Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar.

El diplomático es una persona que primero piensa dos veces y finalmente no dice nada.

La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez.

A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada.

Vivid arduamente, no temáis nada y os sonreirá el triunfo.

La guerra es una invención de la mente humana; y la mente humana también puede inventar la paz.

La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás.

El precio de la grandeza es la responsabilidad.

Con el espíritu sucede lo mismo que con el estómago: sólo puede confiársele aquello que pueda digerir.

Aunque personalmente me satisfaga que se hayan inventado los explosivos, creo que no debemos mejorarlos.

La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor.

Esfuérzate por mantener las apariencias que el mundo te abrirá crédito para todo lo demás.

Perón es el único soldado que ha quemado su bandera y el único católico que ha quemado sus iglesias.

Nunca en el campo de los conflictos humanos, tantos le debieron tanto, a tan pocos.

Me gustaría vivir eternamente, por lo menos para ver cómo en cien años las personas cometen los mismos errores que yo.

Las palabras antiguas son las mejores, y las breves, las mejores de todas.

Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa.

2 comentarios:

Calipso dijo...

Lo primero de todo, me alegro un monton de que vuelvas a escribir.

Por cierto, he notado algunas reiteraciones de frases, supongo que por lo importante de ellas, de modo que no me resisto a reiterarlas una vez más en este comentario:

-La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor.

-Aunque personalmente me satisfaga que se hayan inventado los explosivos, creo que no debemos mejorarlos

-El exito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse

-LA GUERRA ES UNA INVENCIÓN DEL HOMBRE, Y LA MENTE HUMANA TAMBIEN PUEDE INVENTAR LA PAZ

Supongo que esta última es la que más me gusta, por lo positivo del pensamiento que desprende.

CasiArturo dijo...

Gracias, fue un copia y pega veloz, que permitiera comprobar que puedo crear entradas, justo antes de marcharme de viaje...